Síntomas Más Frecuentes

En la primera fase, el mieloma puede no presentar síntomas. Pero a medida que la enfermedad se desarrolla, los síntomas aparecen. Los síntomas típicos son: dolores óseos, decaimiento, problemas renales y fracturas patológicas. También son comunes las infecciones como las neumonías porque el sistema inmunológico esta paralizado

Efectos del mieloma

Efectos del número de células de Mieloma en la médula

Causas

Impacto en el Paciente

Anemia

Disminución del número y de la actividad de las células productoras de glóbulos rojos

Fatiga
Debilidad

Alto nivel de proteínas (en la sangre y/o en la orina)

Proteína monoclonal producida por las células del mieloma. Se liberada al torrente sanguíneo y puede pasar a la orina (Proteínas de Bence Jones)

Mala circulación Posible daño renal

Lesiones óseas Reabsorción ósea (osteoporosis) Áreas de lesiones óseas más severas causando lesiones líticas, fracturas o colapso de una vértebra

Las células de mieloma activan los osteoclastos, que destruyen los huesos y bloquean los osteoblastos que normalmente reparan los huesos.

Dolores óseos
Fractura o colapso de un hueso

Niveles elevados de calcio en la sangre (hipercalcemia)

Liberación de calcio en el torrente sanguíneo debido a la reabsorción ósea.

Confusión mental
Deshidratación
Constipación
Fatiga
Debilidad

Reducción de la función del sistema inmunológico contra infecciones

Las células de mieloma bloquean la producción de anticuerpos contra infecciones

Predisposición a infecciones.
Demora en la recuperación de infecciones